Cómo enviar emails que funcionen

enviar emails funcionen

Cómo enviar emails que funcionen

El email marketing es un canal minusvalorado por algunos marketeros, ya que a pesar de lo que muchos puedan decir, es uno de los canales más directos y eficaces para conectar con tus suscriptores.

En las redes sociales dependes de los algoritmos para poder llegar a tu audiencia, mientras que con el email marketing, el único obstáculo a sobrepasar es el filtro de spam. Y no caerás en esa carpeta si sigues nuestros consejos para enviar emails eficaces.

Pero antes que nada: ¿por qué debe preocuparme el enviar buenos emails?

 

Muchos cometen el error de analizar el rendimiento de sus estrategias de email marketing basándose en aperturas y clics. Es un error muy común, igual que juzgar la salud de una cuenta de Facebook por sus Me Gusta. Tienes que aprender a pensar en el email marketing como un medio para hacer crecer tu negocio, dándolo a conocer a usuarios interesados, estableciendo una relación con ellos, para llevarles al momento de la compra.

A diferencia de otros canales como las redes sociales, las empresas que aplican email marketing en sus estrategias consiguen retornos de su inversión de hasta un 4.300%. Sí, no es un error. Aunque para conseguir tal hazaña, hay detrás mucho trabajo en diseñar y ejecutar una estrategia de marketing que tenga sentido.

 

Buenas prácticas a seguir para enviar emails que funcionen

 

Antes de que nos adentremos en los dos elementos clave de una estrategia de email marketing eficaz, debes grabarte a fuego un concepto fundamental: cada email que envíes debe ser útil no sólo para tu negocio, sino también para tus receptores. Si sólo envías correos con información y promociones que sólo te benefician a ti como marca, pronto perderás la confianza de tus suscriptores. Analiza bien cada envío para comprobar si el lector realmente puede sacar algún beneficio de tu email.

Una vez está esto claro, vamos con los tres pilares fundamentales de la estrategia: especificar un objetivo para cada email que envíes, optimizar cada parte de este email para conseguir conversiones hacia el objetivo marcado, y animar al lector a que lleve a cabo esa acción que llevará a la conversión.

 

1º: Define el objetivo principal de tu email

 

Es imposible crear un gran email, uno que realmente le sirva a tu audiencia y a tu negocio, si no tienes en mente un objetivo definido a la hora de crearlo.

Para definir bien tu objetivo, hazte las siguientes preguntas:

  • ¿A quién te vas a dirigir? Analiza bien tu audiencia, sus hábitos, características demográficas y comportamientos. Cuanto más sepas sobre tu buyer persona, mejor podrás dirigirte a ellos.
  • ¿Qué quieres que hagan? No caigas en el error de contentarte con que tus lectores abran tus emails, o hagan clic en los enlaces: piensa realmente cuál sería el siguiente paso que deberían tomar tras leer tu email (suscribirse a un webinar, descargar un PDF, etc.)
  • ¿Dónde estarán tus lectores cuando abran tu email? En este sentido, ten en cuenta que cada vez más consultamos nuestro correo desde cualquier parte, por lo que es importante que tu email se lea bien, y se interactúe bien con él a través de dispositivos móviles.
  • ¿Saca algún beneficio el lector con este email? Insistimos en la importancia de buscar siempre aportar valor para el lector en tus emails.
  • ¿Cómo sabré que he cumplido mi objetivo? Un objetivo imposible de medir es como no tener un objetivo en absoluto, por lo que comprueba que cuentas con las herramientas necesarias para comprobar el rendimiento de tu campaña.

 

2º: Optimiza todos los elementos de tu email hacia su objetivo

 

Aunque el texto de tu email es muy importante, y lo veremos en el siguiente apartado, hay otros elementos que pueden parecerte poco importantes, pero contribuyen enormemente al éxito de tu email: y son:

  • Asunto: esa pequeña línea de texto es lo primero que ve el suscriptor de tu email, y tiene un impacto enorme, ya que muchas veces determina si el suscriptor abre o no tu email. Intenta hacer el asunto lo más corto posible, poniendo al principio las palabras clave y personalizándolo con el nombre del suscriptor si es apropiado. Evita lenguaje claramente promocional, que te puede mandar inmediatamente a la bandeja de spam.
  • Nombre y email del remitente: aparece junto con el asunto del email, y también es determinante a la hora de conseguir aperturas. Evita correos gratuitos tipo gmail o hotmail, y utiliza un correo con el dominio de tu web. Para el nombre, puedes utilizar el de la persona encargada de atender el correo, o algún nombre genérico, como marketing, atencioncliente o ventas.
  • Previsualización del texto: en muchos servicios de correo, se muestra, junto al remitente y al asunto, los primeros caracteres del texto del email. Ten esto en cuenta a la hora de redactarlo, e incluye en estas primeras frases información que despierte el interés del suscriptor, para que quiera abrir el email.

 

3º: Convence al suscriptor para que realice una acción

 

La clave de un buen email es ser persuasivo, guiando al suscriptor hacia la única conclusión posible: que lleve a cabo la acción que tienes definida como conversión de tu objetivo.

Esto se hace a través de una Llamada a la Acción, o Call To Action en inglés, que debe de haber sólo una por cada objetivo principal, aunque ésta puede repetirse varias veces a lo largo del email.

Para conseguir convencer a tu lector deberás trabajar la disciplina del copywriting o escritura persuasiva, que es el método más eficaz para escribir textos de venta que no aburran ni harten a tus suscriptores, sino que les animen a hacer lo que tú quieres.

Para ello puedes echarle un vistazo a nuestro artículo sobre copywriting, donde encontrarás las claves de un buen texto persuasivo.

Adicionalmente, aquí tienes algunos consejos específicos sobre copywriting en emails:

  • Ten en cuenta que los usuarios de email no leen completamente el texto, sino que lo escanean buscando la información relevante. Pónselo fácil con párrafos cortos, negritas y listados.
  • Personaliza el mensaje todo cuanto puedas, utilizando su nombre y cualquier otro dato que hayas recabado en el formulario de suscripción (empresa, sector, ciudad, etc.)
  • Haz que el mensaje se lea bien en cualquier pantalla, y que los enlaces se puedan hacer clic desde dispositivos móviles.
  • Tras terminar de redactar el email, comprueba que todo esté correcto: leelo en alto, envíate una prueba y comprueba que todos los enlaces funcionan.

No Comments

Post A Comment

12 − diez =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.