SEO On Page: Cómo Mejorar el Posicionamiento de tu Web

seo on page mejorar posicionamiento web

SEO On Page: Cómo Mejorar el Posicionamiento de tu Web

Es normal que cuando crees la página web de tu negocio, quieras que ésta aparezca en los primeros resultados de búsqueda cuando los usuarios buscan términos relacionados con tus productos o servicios.

Y a la hora de aparecer en ese listado que Google proporciona al usuario que emplea su buscador, competimos con decenas, cientos, o incluso miles de páginas web que ofrecen algo similar a nosotros. Aunque depende del sector, por lo general la competencia por aparecer en los primeros resultados de búsqueda es feroz.

Por eso es importante que trabajes el SEO de tu web. El SEO es una disciplina compleja que aborda todos los aspectos que Google analiza para posicionar una u otra web en los primeros resultados de búsqueda. Es un campo de conocimiento incierto, ya que se basa en presunciones de cómo funciona el algoritmo de posicionamiento de Google, el cual, de momento, sigue siendo un secreto bien guardado.

En el blog ya hemos hablado de los aspectos SEO a tener en cuenta al redactar artículos para tu blog. En esta ocasión abordaremos el SEO desde una perspectiva más global, abordando los factores más relevantes del SEO On Page.

 

¿Qué es el SEO On Page?

 

El SEO On Page es la parte del SEO que se centra en todo lo que puedes hacer dentro de tu web para garantizar que esta posicione lo mejor posible por tus términos de búsqueda objetivo.

A diferencia del SEO Off Page, que depende de que otros webmasters enlacen a tu web – normalmente porque consideran que el contenido que produces es de valor-, el SEO On Page incluye sólo tareas de optimización que puedes realizar tú mismo, y que si las ejecutas correctamente, te ayudarán a que Google se fije en tu web.

A continuación, vamos a analizar cuáles son los principales elementos de tu web que debes optimizar para mejorar tu SEO.

 

¿Cuáles son los principales factores del SEO On Page?

 

1º: Que tu web sea accesible para los buscadores

 

Este es el primer paso a seguir para todos los webmasters que quieran obtener visibilidad gracias al posicionamiento en buscadores.

Los buscadores funcionan a través de unas herramientas llamadas “spiders” (arañas en español), que se dedican a rastrear Internet en busca de todo tipo de páginas web. Este proceso de recopilación de webs para utilizar más tarde en los resultados de búsqueda se llama indexación.

Las webs que no están indexadas en buscadores nunca van a aparecer en los resultados de búsqueda. Por eso es fundamental que tu web esté preparada para recibir a las spiders de Google, y les haga la tarea lo más fácil posible.

 

¿Cómo saber si Google está accediendo bien a mi sitio?

 

Comprobar el nivel de indexación de tu web es sencillo: sólo debes acceder a Google y teclear la siguiente búsqueda:

site:www.tudominio.com

seo on page nivel indexacion

 

En los resultados de esta búsqueda, fíjate en el número de resultados que aparecen, y contrasta esta cifra con la cantidad de páginas que tienes en tu web. Si los números no coinciden, estás teniendo un problema de indexación.

 

¿Cómo puedo facilitar a Google que rastree e indexe mi sitio?

 

Hay varias herramientas que puedes utilizar para facilitarle la tarea a Google y abrirle camino a sus spiders:

  • Search Console: es una herramienta de Google enfocada a los webmasters, que te dará todos los detalles que necesitas saber sobre el estado de indexación de tu web, y los posibles errores de rastreo que puedas tener. Para saber más, échale un vistazo a nuestro tutorial para dar de alta tu web en Search Console.
  • Sitemap o mapa del sitio: se trata de un archivo dentro de tu web que indica a los buscadores cómo es la arquitectura del sitio, organizando las diferentes páginas según relevancia y la relación que guardan entre ellas. Es importante que crees este archivo, y que lo envíes a Google a través de Search Console para que no tenga ningún problema a la hora de comprender la organización de tu sitio web.
  • Archivo robots.txt: este archivo va dirigido específicamente a los robots o spiders que rastrean el contenido de tu web, dándole instrucciones sobre qué contenido conviene o no rastrear. Puede que en tu web haya secciones que no te interesa que sean indexadas, por lo que es aquí donde debes indicarlo.

¿Qué aspectos de mi web debo vigilar para facilitar la indexación?

Hay determinados aspectos que pueden dificultar la indexación de algunas o de todas las páginas de tu web, por lo que debes de estar atento a ellas; y son:

  • Errores 404: cuando alguien escribe la dirección de una página web que no existe, suele recibir este mensaje de error 404, que significa que la página no se ha podido encontrar. También ocurre muy a menudo en páginas que antes tenían una URL y posteriormente fueron renombradas, sin realizar la redirección correspondiente. Con Search Console podrás detectar si en tu web ha tenido lugar algún Error 404, y así tomar las medidas oportunas para que no vuelva a ocurrir.
  • Enlaces rotos: es posible que algunos de los enlaces que hemos puesto en nuestra web hacia webs de terceros dejen de funcionar, ya sea porque la web enlazada se cierre, o porque cambie la URL. Al igual que con los Errores 404, debemos estar atentos a cuando esto ocurra, y corregir los enlaces que se rompan, ya que dificultan la tarea de rastreo de Google.
  • Velocidad de tu web: si tu página web contiene elementos que tardan demasiado en cargar, esto puede hacer que los spiders de Google se cansen de intentar acceder a tu contenido, y no lo indexen. Por tanto, vigila siempre la velocidad de tu sitio, y elimina todos los elementos que hagan que cargue lento.
  • Etiqueta ALT de las imágenes: las spiders de Google son meros robots, así que no son capaces de comprender el contenido de una imagen. Por eso tienes que hacérselo ver a través de la etiqueta ALT. Incluye siempre una descripción de la imagen que hayas incluido, a ser posible con palabras clave relevantes, para que los rastreadores comprendan de qué trata la imagen y puedan indexarla correctamente.

 

2º: Web bien estructurada y enlazada

 

Relacionado con el punto anterior, una web con una buena organización y estructura de enlaces no tendrá problema alguno en ser comprendida por los spiders de Google, y por tanto será correctamente indexada y posicionada por las palabras clave relevantes.

Para lograr una estructura organizada de tu web, sigue los siguientes consejos:

  • Planifica con antelación la estructura de tu web, realizando un esquema con las diferentes páginas, y estableciendo jerarquías y relaciones entre ellas.
  • Haz uso de menús y de categorías para agrupar elementos similares, y facilitar el acceso de los mismos a través de tu web.
  • Introduce siempre que puedas enlaces internos entre páginas de tu web cuyo contenido esté relacionado, y añade también enlaces externos que ayuden a Google a comprender que la información que aportas está basada en una investigación previa.

 

3º: Palabras clave bien escogidas y presentes en tu web

 

El último paso, y el más importante a la hora de lograr un buen posicionamiento de tu web, es la optimización de tu web en base a las palabras clave que escojas, basándote en un análisis previo.

Ya hemos tratado el tema de cómo hacer un buen análisis de palabras clave en un anterior artículo de este blog, por lo que te invitamos a que lo revisites. Ahora vamos a centrarnos en qué hacer con este análisis para potenciar el posicionamiento de nuestra web.

Básicamente, se trata de plasmar todas aquellas palabras clave que hemos detectado como importantes para nuestro negocio dentro de nuestra web. Los elementos que más tenemos que tener en cuenta para incluir dichas palabras clave son:

  • Título de la página
  • URL de la página: vigila también que las URLs sean amigables (que no tengan números ni letras indescifrables; sólo palabras clave).
  • Contenido de la página: incluye tus palabras clave en varias ocasiones dentro del contenido, utilizando variantes, sinónimos y palabras relacionadas en la medida de lo posible. ¡Ojo! Si no queda natural, no las incluyas: dale siempre prioridad a que tu contenido sea útil y comprensible para los usuarios.
  • Etiquetas de las imágenes: incluye palabras clave en el nombre del archivo de la imagen, y en sus etiquetas Alt y Title.
  • Encabezados: estructura tus páginas con subtítulos utilizando las etiquetas H1, H2, y H3, y utiliza las palabras clave y sinónimos en ellas.
  • Meta descripción: aunque es una etiqueta que no influye en el posicionamiento, sí que tiene relevancia, al ser el extracto de tu página que se muestra a los usuarios en el buscador. Haz que sea una descripción que anime al usuario a saber más, e incluye tu palabra clave en ella.
  • Enlaces: a la hora de enlazar a una página de tu web o externa, utiliza expresiones en las que esté incluida tu palabra clave o una variante de la misma, para así incluir más señales que te ayuden al posicionamiento.

 


 

Si sigues estos consejos y trabajas constantemente en optimizar el contenido de tu sitio, poco a poco irás logrando mayor visibilidad en buscadores para los términos relevantes en tu web.

Y recuerda: el SEO es una disciplina cambiante, por lo que esto no es un trabajo de un día: revisa y optimiza tu web de manera regular para garantizar la visibilidad de tu web en el largo plazo.

Facebooktwittergoogle_pluslinkedin
No hay comentarios

Escribe un comentario

diecinueve + siete =