Marketing online vs. Marketing Tradicional: principales diferencias

Marketing online vs. Marketing Tradicional: principales diferencias

Es indiscutible que la llegada de Internet a nuestras vidas ha revolucionado nuestro modo de relacionarnos, consumir información y mantenernos al día. Y por supuesto, ha supuesto una revolución en el modo de comunicarnos con las marcas comerciales. Entonces, ¿cómo es posible que aún haya muchas empresas que siguen haciendo marketing del mismo modo que lo hacían en los años 90?

El marketing tradicional parte de la base de que es la empresa la que tiene que comunicar las bondades de su producto o servicio. No existía una manera demasiado fiable de saber dónde se podía encontrar tu cliente potencial, por lo que se elaboraban sesudos estudios de mercado, basados en información histórica de empresas similares a la tuya, y en la intuición del empresario o su asesor de marketing. Además, muchas de las acciones de marketing eran imposibles o difíciles de medir, como la tasa de conversión de un anuncio en el periódico, o una marquesina en la calle.

La revolución que Internet trajo consigo supone un cambio radical en el marketing empresarial, que ha producido los siguientes cambios en la relación entre marcas y público:

Ya no se habla de la empresa, se habla de las necesidades del cliente

happy-clients.jpg

Vector diseñado porFreepik&lt

Debido a lo saturados que estamos todos, con la de toneladas de información disponible en Internet hoy en día, los mensajes de las empresas puramente comerciales aburren al público. Y sobre todo cuando existen empresas que han adoptado otra postura: han decidido centrar su mensaje corporativo en proporcionar a su cliente potencial información que le sea útil, divertida o estimulante. De este modo, consiguen mantenerse presentes en la mente de sus lectores, quienes quizá no son sus clientes actualmente, pero en el momento en el que necesiten su producto o servicio le tendrán presente, y será más probable que elijan a esa marca, frente a una desconocida. E incluso aunque nunca la necesiten, si alguien de su entorno puede necesitar ese producto o servicio, se lo recomendarán, actuando así de prescriptores – ¡el mejor agente de ventas que una empresa puede tener!

Esto no quiere decir que nunca se pueda hablar con tu público de tu empresa, tus ofertas comerciales o las promociones que tienes en vigor; sólo debes ser consciente de en qué momento es relevante esa información para tu cliente potencial, y sólo enviarlo cuando existan probabilidades de que éste lo lea y lo considere. Para ello es esencial dominar los diversos métodos de comunicación que existen actualmente con el público – web, blog, email marketing, redes sociales…- y saber segmentar o dividir tu público según el nivel de interés que tenga por tu marca.

Tienes más herramientas de análisis del cliente que antes

17157-NR697K.jpg

Vector diseñado por Freepik

El exceso de información en Internet no tiene por qué tener siempre consecuencias negativas: también supone una mina de oro en lo que se refiere a recopilar información a gran escala sobre hábitos de consumo, preferencias y anhelos de tus clientes potenciales. De hecho, una de las profesiones del futuro es la de experto en Big Data; son profesionales que se encargan de dar tratamiento a las toneladas de información que existe en Internet, para ayudar a los directivos en su toma de decisiones.

Seas experto en Big Data o no, la información que puedes sacar de Internet para conocer mejor a tu cliente potencial o actual es mucho mayor que la que se obtenía en los años 90, con los famosos estudios de mercado. Puedes sacar información mediante el análisis de tu público en redes sociales, de los suscriptores a tu lista de correo, o de tu CRM o base de datos de marketing automatizado. Con el debido tratamiento de esta información, podrás conocer mejor qué tipo de cliente tienes o desearías tener, y cómo conectar con ellos para finalmente influirles en su decisión de compra.

Los resultados son fácilmente medibles

41.jpg

Vector diseñado por Freepik

En acciones de marketing tradicionales, al menos las que no eran de marketing directo (por ejemplo repartir panfletos en la calle), lo normal era reservar un presupuesto para ellas, y no saber a ciencia cierta cuántos nuevos clientes habías captado para tu empresa gracias a esa acción.

Sin embargo, las acciones de marketing realizadas a través de Internet se pueden medir. Por ejemplo, si lanzas una campaña de anuncios en Google Adwords, no es lógico invertir miles de euros y despreocuparse por esa inversión: es posible conocer cuántas personas han visto este anuncio, cuántas han hecho clic en él, e incluso si esa persona que llegó a tu web a través de ese anuncio acabó comprando tu producto o contratando tu servicio.

De este modo, las empresas pueden ser más selectivas a la hora de elegir a qué estrategias de marketing dedicar más tiempo, y así optimizar su presupuesto.

marketing tradicional vs online comparativa


El marketing online es un desafío para cualquier empresa, tanto de reciente creación como para aquellas que llevan décadas en funcionamiento; pero ambas deben ser conscientes del panorama actual, y adaptar sus departamentos de marketing para así obtener el mayor rendimiento posible.

Desde Convertclick estaremos encantados de asesorarte si necesitas replantear la estrategia de marketing de tu empresa; contáctanos y te daremos consejos para hacer un marketing moderno y eficaz.

No Comments

Post A Comment

16 + 7 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.